Nuestra Visión

De camino hacia un nuevo orden, la humanidad se encuentra dentro de un  veloz y  complejo proceso de transformación. La globalización de la información,  comunicación,  conocimiento  y  tecnología,   así  como  la desregulación  de   mercados  y  la   tecnificación  que  caracterizan  al mismo,  están  ocasionando  constantemente   cambios  radicales   que afectan  profunda  e  irreversiblemente,  hasta en el  último rincón  del planeta,   todos   los   aspectos  de   la  vida   de   individuos,   familias, organizaciones, comunidades, sociedades y ecosistemas enteros.

El    acelerado    crecimiento    en  la    escala,  velocidad,    diversidad, complejidad e interdependencia de nuestras  relaciones  de   todo  tipo resalta    como    característica    de    esta    histórica    discontinuidad, provocando que incontables conflictos, dilemas, paradojas y decisiones confronten   y   reten   día   a  día  las  creencias,  valores,  estructuras, instituciones y tecnologías que antes  nos  dieron  certidumbre,  guía  y confianza.

El desconcierto, desencanto, confusión, incertidumbre,  temor,  resistencia,  negación  y  dolor  que esto ocasiona, intranquiliza y quebranta nuestro espíritu, afecta nuestro patrimonio y amenaza con cerrar cada vez más puertas a las generaciones por venir.

No obstante, este proceso también nos da gran esperanza y aliento, pues trae consigo una plenitud de oportunidades para la creación de un futuro saludable, benigno, inspirador y sostenible, al abrir incontables e inimaginadas avenidas para la generación de riqueza, salud, felicidad y bienestar, no sólo en lo económico, político o social, sino en lo ecológico y espiritual, tanto en lo local como en lo global

“No podemos resolver nuestra problemática actual con el mismo nivel de conciencia con el que la hemos creado”.

-A. Einstein

Aprovechar esta gran oportunidad y trascender  con  bien  este  episodio  planetario,  demanda  no sólo grandes saltos en tecnología o innovadores modelos económicos y políticos,  sino  profundos y revolucionarios cambios mentales y de conciencia. Se requiere de una  renovación en el  sentido  y propósito de la vida, que traiga consigo nueva esperanza y  aliento, que  despierte  el espíritu  y  la pasión, que avive la originalidad, espontaneidad,  compasión, sabiduría y valor necesarios  para  la generación  de  alternativas  y  modos  de  convivencia   y   acción   más   creativos,   saludables  y sostenibles.

Para ello es necesario:

Moverse hacia una visión y una conciencia más amplias, integrales y compasivas.

Abrirse a nuevas formas de percibir, crear y recrear la realidad y sus posibilidades.

Usar  con  plenitud  no  sólo  la  propia  riqueza intelectual,  sino  la  emocional,  intuitiva  y espiritual, las  cuales incluyen el alma, el corazón y sus cualidades imaginativas.

Reconocer, valorar, respetar y conservar aquello  que  aún  es  verdadero,  valioso,  noble, bello y  orgánico en nuestras sociedades y culturas.

Aceptar que el capital más valioso de toda sociedad está en el espíritu de cada ser humano, en  su  capacidad  y  voluntad  para  aspirar,  aprender,  crear y  trascender, así como en la energía que impulsa su  actuar.

He aquí mi secreto.
Es muy simple.
No se puede ver bien.
Solo con los ojos del corazón.
Lo esencial es invisible a los ojos.

-Antoine De Saint Exupery